viernes, 1 de agosto de 2014

LAS MIL CARAS DEL MAL SERVICIO: YO NUNCA INSULTÉ A LAS MESERAS

Presento a los amables lectores de este blog un pequeño divertimento de Harry Golden referente a "Las Mil caras del Mal Servicio". Que lo disfruten

Yo nunca insulté a las meseras

Por Harry Golden




Tengo por norma no quejarme nunca en un restaurante, porque sé perfectamente que hay más de cuatro billones de soles en la Vía Láctea, que es una de tantos billones de galaxias. Muchos de esos soles son miles de veces mayores que el nuestro, y son los ejes de sistemas planetarios completos, que incluyen millones de satélites que se mueven a velocidades de millones de kilómetros por hora, siguiendo enormes órbitas elípticas. Nuestro propio sol y sus planetas, incluida la Tierra, están en el borde de esta rueda, un diminuto rincón del universo. Así pues, ¿por qué tantos millones de soles en constante movimiento no acaban chocando unos contra otros? La respuesta es que el espacio es tan bastamente amplio, que si redujéramos los soles y los planetas proporcionalmente a las distancias entre ellos, cada sol, siendo del tamaño de una mota de polvo, estaría a dos, tres o cuatro mil kilómetros de su vecino más próximo. Y ahora, imagínese usted, estoy hablando de la Vía Láctea –nuestro pequeño rincón-, que es nuestra galaxia. ¿Y cuántas galaxias hay? Billones. Billones de galaxias esparcidas a través de un millón de años luz. Con la ayuda de nuestros precisos telescopios se pueden ver hasta cien millones de galaxias parecidas a la nuestra, y no son todas. Los científicos han llegado con sus telescopios hasta donde las galaxias parecen juntarse y todavía quedan billones y billones por descubrir.

Cuando pienso en todo esto, creo que es tonto molestarse con la mesera si trajo consomé en lugar de crema.




Golden, Harry (1976). Yo nunca insulté a las meseras. En E.Valadés (Compilador) El libro de la imaginación. México: Fondo de Cultura Económica



No hay comentarios:

Publicar un comentario